domingo, 7 de junio de 2015

TRATAMIENTOS EN ORTODONCIA: Interceptivos


Cuando nos encontramos ante un paciente de corta edad, en el que aún hay crecimiento, podemos plantear ciertos tratamientos que en el paciente adulto no darían resultados exitosos. Los tratamientos de ortodoncia pueden ser INTERCEPTIVOS o CORRECTIVOS.
En este post explicaré en qué consisten los primeros, cuyo objetivo es tratar de evitar alteraciones mayores, mientras que los segundos alcanzan resultados definitivos.



TRATAMIENTO INTERCEPTIVO

Por lo general, se inicia y concluye durante la dentición temporal (de leche) o mixta (cuando observamos que unos dientes son de leche y otros son definitivos). No descartan la posibilidad de una corrección posterior, ante la aparición de otra anomalía similar o diferente.

Este tipo de tratamiento, es utilizado regularmente para corregir hábitos anormales, que pueden interferir en el patrón regular de crecimiento de la cara y maxilares.
Algunas maloclusiones que surgen de hábitos como el de succión del pulgar pueden corregirse por sí solas al cesar la costumbre. Desafortunadamente, en muchas otras ocasiones se producen maloclusiones que requieren tratamiento ortodóncico, aunque lo sea con aparatos simples. 

Los tratamientos interceptivos se orientan, por tanto, a la corrección de toda alteración incipiente, dado que, de no tomarse algún tipo de medidas, empeoraría la maloclusión.
El ortodoncista ha sido formado en crecimiento y desarrollo para determinar con exactitud la complejidad de la situación. 

Fuente: Sociedad Española de Ortodoncia


Para más información puedes visitar la Clínica Dental Mariano Requena ubicada en:
 C/ San Rafael 48, 1ª Planta - Fuengirola.